El BCRA cerró una semana sin vender dólares pero las reservas no despegan: por qué preocupa el resultado del mes


Pese al cepo reforzado y a que es una época del año buena para el agro, el BCRA tiene problemas para sumar divisas y envía señales que alarman.

Este viernes, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) cerró la semana con una compra de u$s4 millones en el mercado de cambios y superó, así, un total acumulado de u$s90 millones en la última semana. De esta manera, mejoró su desempeño del mes en curso, que venía complicado porque había iniciado con seis jornadas seguidas de venta de reservas.

Esta semana logró reducir a cerca de u$s500 millones el saldo negativo de julio. Por lo tanto, aunque es una mejoría, el mes viene muy complicado aún. Y esto está directamente relacionado con que registró una demanda de divisas de importación de energía superior a los u$s600 millones en los últimos cinco días.

Ese es el principal problema que viene teniendo el BCRA para la acumulación de reservas este año ya que, en lo que va de 2022, la demanda de dólares correspondiente a la importación de energía ya es 40% superior a la registrada durante todo 2021.

Eso, sumado a un amesetamiento de la liquidación de la cosecha y al incremento de las importaciones para otros fines, dificultan la captación de dólares para el BCRA, que acumula compras en lo que va del año por alrededor de u$s1.200 millones, muy por debajo de los más de u$s6.700 que contaba como saldo a favor en igual período del año pasado.

BCRA: ¿de un junio complicado a un julio peor?

El BCRA viene de un junio complicado también, en el que llegó a fines de la anteúltima semana del mes con un saldo negativo de u$s600 millones, pero a comienzos del último cuarto del mes, implementó una serie de cambios en la regulación de acceso al dólar para importadores y así logró recuperar el terreno perdido, en un intento de «dar vuelta el partido».

«A fines de junio, el BCRA tenía como meta llegar a la meta de acumulación de reservas netas fijada en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional cómo fuera. Para eso, tuvimos una especie de feriado importador en el mercado de cambios porque no hubo actividad a raíz de las modifiaciones implementadas y, en el medio, le pidieron a la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y al Centro Exportador de Cereales (CEC) que liquidara. Así, ingresaron cerca de u$s1200 millones en dos días», describe sobre ese episodio el economista de Equilibra, Lorenzo Sigaut Gravina.

Así, logró llegar a los u$s1800 millones. Como se desprende del relato, todo eso fue para abultar las reservas netas y se llegó a la meta, pero el economista explica que, «en la primera semana de julio, la actividad empezó a volver a la normalidad y el flujo importador volvió a niveles más normales».

El problema es que, desde la renuncia de Martín Guzmán como ministro de Economía, se complicó el panorama y el BCRA tuvo que salir a intervenir en varios frentes, desde los bonos, que cayeron fuertemente, hasta el dólar futuro.

Menos dólares por el efecto «búmeran» de junio

Además, Sigaut Gravina apunta que «es como que es como cuando uno hace una dieta relámpago y no come nada por unos días y toma el mínimo de líquido, todo para bajar de peso rápido», pero una vez que se logró el objetivo, hay que volver a comer normalmente para seguir viviendo saludable.

«Bueno, acá pasó lo mismo, el BCRA hizo todo para llegar bien al 30 de junio, que era cuando tenía que reportar los resultados del trimestre, pero después tuvo que volver a la normalidad e incluso muchos importadores quisieron recuperar lo que no pudieron operar en esas jornadas del parate», cuenta el economista.

El primero de julio tuvo que vender casi la mitad de lo que había podido comprar el mes previo para volver a poner todo en funcionamiento y ahora, esta última semana, volvió a comprar, pero muy poco volumen.

«Eso demuestra que la situación sigue muy justa. No abundan los dólares, aun a pesar de todo lo que se está restringiendo el frente importador. Todas las medidas que se están tomando demuestran que la escasez sigue y al BCRA le está costando mucho recomponer reservas netas», conjetura Sigaut Gravina.

Ahora, habrá que ver cómo sigue la tendencia de acá hasta fin de mes. ¿Tendrá el BCRA que aplicar nuevas jugadas para revertir tendencia otra vez?  Este mes, el crecimiento del gasto en turismo -para el que el Gobierno abrió el paraguas con la suba en el precio final del «dólar turista»-, es un dato que preocupa también por estos días, ya que viene en alza la salida de dólares por ese lado. A eso se suma la baja en el precio de la soja en el mundo, lo que pone en alerta al Central porque baja las proyecciones de liquidación.

Fuente: iprofesional.com

Previous Apoderados de 40 partidos políticos nacionales dialogaron de cara a las elecciones del 2023
Next Crisis por el dólar y los 7 desafíos que deberá resolver Batakis de manera urgente

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *